xls_blog_23_recuperar_figura

¿Operación bikini? Mejor, ¡operación vida sana!

Con la inminente llegada del buen tiempo se multiplican los buenos propósitos para perder esos kilos que nos sobran en el menor tiempo posible y ¡zas! queremos conseguirlo en unos pocos días. Sin embargo las dietas rápidas no suelen ser equilibradas, variadas y completas y rara vez están avaladas por nutricionistas.

Esto se debe a que suponen un riesgo para nuestra salud ya que provocan cansancio, debilidad, estreñimiento, carencia de vitaminas y minerales necesarios y el llamado “efecto rebote” o” yo-yo”, es decir, la recuperación de los kilos perdidos al volver a introducir los carbohidratos en nuestra dieta.

Si quieres perder peso, olvídate mejor de la operación bikini y apuesta de una vez por todas por una vida saludable.

Llegados a este punto, vamos a ayudarte con algunas recomendaciones para perder peso de forma eficaz:

  1. La primerísima es que prescindas de la operación bikini
    No es realista pretender bajar en un mes lo que costaría medio año.
  2. Adopta una alimentación sana, variada y equilibrada
    Debe ser rica en pescados, verduras, frutas, fibra y carnes blancas. Es importante que organices los menús diarios y semanales, ya que la improvisación siempre acaba siendo mala consejera. Busca recetas nuevas y saludables que te motiven: ¡la dieta no es penitencia!
  3. Trata de evitar los excesos y las raciones copiosas
    Recuerda que siempre es aconsejable quedarse con un poco de hambre, antes que llenar el estómago. Te sentirás más indigesto y ralentizarás el proceso de digestión.
  4. Haz cinco comidas al día
    No te saltes ni suprimas ninguna. De esta manera, estás obligando a tu cuerpo a trabajar, evitas que tu organismo recurra a las reservas y llegas con menos hambre a las comidas principales, lo que evita la sobreingestión.
  5. Cocina de manera saludable
    Es tan importante escoger alimentos sanos como la forma de cocinarlos. Si decides comer pescado y lo rebozas y fríes en abundante aceite, estarás en las mismas que al comienzo. Trata de cocinar al horno, a la plancha o al vapor. Evita utilizar más de dos cucharas de aceite al día y procura que siempre sea de oliva.
  6. Intenta adoptar un horario de comidas regular y rutinario
    Así evitarás los picos de hambre y acostumbraras a tu cuerpo a comer de manera ordenada.
  7. Mastica lentamente
    Esto hará que aumente la sensación de saciedad.
  8. Bebidas a evitar
    Evita el alcohol, los refrescos y los zumos industriales, puesto que tienen una gran cantidad de calorías y cero nutrientes. Son calorías vacías.
  9. ¡Mucho ojo con los aperitivos salados y dulces!
    Trata de reducir su consumo al máximo, ya que tienen un gran aporte calórico.
  10. ¡Hidrátate!
    Es aconsejable beber 1.5 litros de agua al día y también puedes optar por infusiones (el té verde ayuda a acelerar el metabolismo), la leche descremada o los smoothies lights (zumos de fruta natural). Te ayudarán en tu pérdida de peso, a depurar tu organismo y a evitar la retención de líquidos.
  11. ¡Di adiós al sedentarismo!
    No hace falta que te conviertas en un atleta de fondo. Sal a caminar; utiliza las escaleras, en lugar del ascensor; vete a pie, en lugar de coger el coche; o apúntate a alguna actividad que te motive y con la que disfrutes.

Recuerda que perder peso es una cuestión de equilibrio. No hay alimentos “muy buenos” ni “muy malos”. Si los que te gustan son menos aconsejables, tómalos con moderación y centra tu dieta en los más saludables.

Share this: