xls_blog_12_no_abandonar

Cómo mantener la voluntad si haces dieta

Cuántas veces te has enfrascado (“esta vez va en serio”, ¿te suena la frase?) en una dieta para perder peso y, ¡vaya!, otra vez has echado todo al traste: te has pasado en alguna comida, te has dejado tentar por esos platitos que sabes perfectamente que están vetados o has picado entre horas.

¿Falta de voluntad? ¿Insuficiente motivación? En cualquier caso, lo primero a tener claro es  si deseas de verdad reducir peso y si asumes con convicción las servidumbres que conlleva una dieta de adelgazamiento.

Refuerza la voluntad

Mejorar tu fuerza de voluntad y motivación a la hora de alimentarte es fundamental. Pero, ¡ojo!, sin infligirte una presión desmedida, como recomienda un estudio de la Universidad de Cambridge que no considera conveniente estar constantemente poniendo a prueba la fuerza de voluntad.

Ésta y la motivación son instrumentos que te llevan a ser imparable en la búsqueda de un objetivo: en este caso, perder peso. Su combinación te ayuda a neutralizar tentaciones y elegir con más cordura los alimentos.

Estudios científicos

Según otro estudio centrado sobre el autocontrol realizado por las universidades de Cambridge y Düsseldorf evitar las tentaciones es un pilar crucial para culminar una dieta de adelgazamiento con éxito y más efectivo que la capacidad de resistencia para decir “no”.

Seguro que conoces personas que siguen dietas sin problemas y otras que no pueden acabar ninguna de las que empiezan. ¿Qué diferencia entre una y otra?  Pues, ni más ni menos, que las primeras son capaces de gestionar su alimentación con voluntad e inteligencia.

Para quienes no tienen esas actitudes en su perfil psicológico adelgazar puede parecer utópico y eso les causa frustración. Cambiar la motivación respecto a la comida es fundamental para lograr bajar de peso y no volver engordar: incluso en las personas con un metabolismo más lento los factores emocionales son capitales para cumplir los objetivos.

Sentirse saciado 

En el lapso de tiempo que transcurre desde que decides que ese ha sido el último hasta que tu mente se siente saciada puede ser muy útil ir a cepillarte los dientes para liberar tu boca de sabores a comida, lo que te cortará las ganas de volver a comer. O si estás acompañado puedes disfrutar de una charla de sobremesa mientras dejas pasar el tiempo para que esa señal de saciedad se ejecute.

Está científicamente demostrado que al ingerir el último bocado el cerebro recibe una señal de saciedad.

 

Mitos que no ayudan

En lo que refiere a la nutrición, debes desterrar ciertos mitos que no van precisamente a ayudarte. Por ejemplo, renunciar a la ingestión de azúcares volverá loco a tu metabolismo y afectará a tus emociones. Otro fallo frecuente es adoptar dietas de bajísimo contenido calórico. Si carecemos del aporte necesario de glucosa, dejamos al cerebro desabastecido de la energía que requiere para vigorizar esa fuerza de voluntad que nos conduzca a resistir ante aquellas tentaciones de las que hablábamos.

Tu cuerpo necesita más nutrientes que estimulen al cerebro, como los que suministran frutas, hortalizas, cereales integrales y productos lácteos. No los olvides cuando estés dieta. Aunque quieras adelgazar, debes comer todos los grupos de alimentos y mimar al máximo tu cuerpo.

Para concluir, te aconsejamos que, en lugar de empeñarte en desafiar tentación tras tentación, intentes alejarte de aquellos alimentos que sabes que te perjudicarán negativamente en el objetivo de perder peso. Simplemente, no los compres y sustitúyelos por otros más saludable.

Share this: