xls_blog_01_gym

5 cambios que el cuerpo sufre en la menopausia

La menopausia es una época de cambios para todas las mujeres y cuyo síntoma principal es la desaparición de la menstruación. Este cambio sucede alrededor de los 50 años de edad y viene acompañado de otros cambios fisiológicos y físicos.

Este periodo se divide en tres fases: la premenopausia, que conlleva algunos cambios hormonales, el climaterio, que es cuando la menstruación desaparece y el postmenopausia, que se extiendo unos meses después.

En este tiempo pueden surgir dudas y decaimiento, ya que a los cambios hormonales se le pueden sumar otros molestos síntomas como los sofocos, los dolores articulares, el insomnio o la disminución de la líbido.

Te vamos a contar los principales cambios que experimenta nuestro cuerpo:

  1. Descenso de los niveles de hormonas
    Se trata del síntoma principal. El cuerpo empieza a producir menos progesterona y estrógenos. Una primera consecuencia de esta circunstancia es que ya no te podrás quedar embarazada. Como decíamos anteriormente, es una fase que forma parte del proceso del ciclo vital. Por otra parte este cambio se notar en especial  en la sequedad que experimentaremos en el útero y la vagina.
  2. Paulatina desaparición de la menstruación
    Ya habíamos avanzado anteriormente que este síntoma es uno de los más evidentes de la menopausia. Has de tener en cuenta que, salvo en las menopausias quirúrgicas, el ciclo menstrual se irá volviendo irregular. El periodo de premenopausia, por otro lado, es previo a la desaparición completa de la menstruación.
  3. Osteoporosis
    Los estrógenos son hormonas que favorecen un desarrollo correcto de nuestros huesos. La empezaremos a echar en falta y aumentará el riesgo de padecer osteoporosis. Con una alimentación rica en lácteos y ejercicio físico podemos prevenir este mal consistente en la pérdida de masa ósea y consiguiente mayor fragilidad de los huesos.
  4. Alteraciones corporales
    Son síntomas parecidos a los del embarazo y se relacionan con los cambios en la circulación sanguínea. Por lo tanto, se pueden producir palpitaciones, mareos y sudores. En resumidas cuentas, una sensación de malestar general, que también suele provocar insomnio.
  5. Cambios psicológicos
    Por último, tu estado de ánimo puede pasar por cambios repentinos de humor. En el peor de los casos, una asunción negativa de la sintomatología puede degenerar en una depresión.

 

Estos síntomas se irán estabilizando con el tiempo y dejarán de ser una molesta cuando los cambios hormonales acaben. Llevar un estilo de vida saludable, con una dieta sana y ejercicio físico moderado nos ayudará, como siempre, a vivir mejor esta y todas las etapas de nuestras vidas.

 

 

Share this: